ಶನಿವಾರ


/Abrí los ojos en el siglo
En que moría el cristianismo
Retorcido en su cruz agonizante
Ya va a
dar el último suspiro
¿Y mañana qué pondremos en el sitio vacío?
Pondremos un alba o un crepúsculo
¿Y hay que poner algo acaso?
La corona de espinas
Chorreando sus últimas estrellas se marchita
Morirá el cristianismo que no ha resuelto ningún
( problema
Que sólo ha enseñado plegarias muertas. /

Vicente huidobro

ಬುಧವಾರ

ಮಂಗಳವಾರ

me desgarro en la permanencia de tu abrazo

reconocerme en tu voz es como quien dice estar en una parte p e r m a n e n t e

escucharte para devolverme y nunca nunca saber


ಶುಕ್ರವಾರ

"Grita", me ordené quieta. "Grita", me repetí inútilmente con un suspiro de profunda quietud.
La masa blanca se inmovilizó ahora por sobre las capas. Miré el techo, descansando un poco los ojos, que sentía que se habían vuelto profundos y grandes.
Pero si gritase aunque fuese una vez, tal vez nunca mas podría parar. Si gritase, nadie podría hacer ya nada por mi; mientras que si nunca revelase mi carencia, nadie se asustaría conmigo y me ayudarían sin saberlo; pero sólo en tanto no asustase a nadie por haber transgredido las normas. Si lo supieran, se asustarían, nosotros que guardamos el grito en un secreto inviolable. Si diera el grito de alarma por estar viva, me arrastrarán hacia la mudez y la dureza, pues arrastran a los que se salen afuera del mundo.
..._Es que, mano que me sostienes, es que yo, en una experiencia que no deseo nunca más, en una experiencia por la cual me pido perdón a mí misma, estaba saliendo de mi mundo y entrando en el mundo.
Es que yo no estaba viéndome más, solo estaba viendo. Todas una civilización que se había erguido, teniendo como garantía que se mezclase inmediatamente lo visto con lo sentido, toda una civilización que tiene como un fundamento salvarse -pues bien, yo estaba en sus escombros. De esa civilización sólo puede salir quien tiene como función especial el salir: a un científico le es dada la licencia, a un padre se le concede permiso. Peo no a una mujer que ni siquiera tiene las garantías de un título. Y yo huía, con malestar huía.
Si supieses la soledad de esos mis primeros pasos en otra vida. No se parecía a la soledad de una persona. Era como si ya hubiese muerto y diese sola los primeros pasos en otra vida. Y era como si a esa soledad la llamasen gloria, y también yo sabía que era una gloria, y temblaba toda en esa gloria divina primaria que, no sólo no comprendí, sino que rechazaba profundamente.

La pasión según G.H.
Lispector

ಬುಧವಾರ










seduce
acarrea
despierta
la sangre en el ojo
o el ojo de la sangre
el nervio latiendo
en el párpado en la cien en las manos

primerísimo primer
plano por plano
lentísimo

incomprensiblemente
de vuelta
es recontra requete sabido,
la pregunta
que nadie quiere hacerse
aunque se sienta en el cuerpo

la incapacidad de ser dos


y caminar sin rodilleras
.